Es satisfactorio saber cuando algo nos sale bien y más cuando Dios dice SÍ a las oraciones, porque no hay nadie que pueda decir lo contrario.
Isaías 38:4-6
Entonces vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: Ve y di a Ezequías: Jehová Dios de David tu padre dice así: He oído tu oración, y visto tus lágrimas; he aquí que yo añado a tus días quince años. Y te libraré a ti y a esta ciudad, de mano del rey de Asiria; y a esta ciudad ampararé.

El panorama estaba difícil para Ezequias
A veces llegaran palabras que no esperabas, pero son las que ayudaran a arreglar tu vida. Quizás una palabra no mantenga el panorama como deseabas, tranquilo porque Dios se encuentra en el asunto y el te va a respaldar.

¿Qué debo hacer para que Dios este en mis asuntos?
Isaías 38:2-3
Entonces volvió Ezequías su rostro a la pared, e hizo oración a Jehová, y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro.

A Dios no lo podemos chantajear, debemos ser como Ezequías que oro fervientemente. La oración del justo puede mucho, preséntate ante Dios con un corazón integro y humilde, para acercarte a Dios sin estorbos.

Los SÍ de Dios
Isaías 38:5
Ve y di a Ezequías: Jehová Dios de David tu padre dice así: He oído tu oración, y visto tus lágrimas; he aquí que yo añado a tus días quince años.

Los SÍ de Dios, no son como nosotros pensamos. Aunque se hacen realidad en nuestra vida, no son a nuestra manera. Nosotros queremos que Dios haga las cosas a nuestra manera, pero Él lo hará a su manera y en su tiempo. Dios siempre te va a sorprender, tan solo el desea que mires las cosas, con fe y veras las sorpresa de Dios porque, Él está en el asunto.

Categorías: Predicaciones